LACAN, LOS NUDOS Y LOS CAMINOS JOYCEANOS