Descripción del proyecto

El Right Livelihood 2019 premia a activistas por los derechos a la tierra, la libre autodeterminación, la justicia climática y de género

 

Los nombres de los ganadores del Right Livelihood Award, ampliamente conocido como el ’Premio Nobel Alternativo’, se dieron a conocer hoy en Estocolmo, dando así inicio a las celebraciones por los 40 años del galardón. Los Premios de 2019 son para la defensora de derechos humanos Aminatou Haidar, de Sáhara Occidental; la abogada de las mujeres Guo Jianmei, de China; la activista climática Greta Thunberg, de Suecia, y el líder indígena Davi Kopenawa, junto la Asociación Hutukara Yanomami, de Brasil. 

El anuncio se realizó hoy durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia.

“Con el Premio Right Livelihood 2019 honramos a cuatro personas visionarias cuyos liderazgos han impulsado a millones a defender sus derechos inalienables y a luchar por un futuro habitable para todos en el planeta Tierra”, dijo Ole von Uexkull, Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood.

El jurado internacional del Premio Right Livelihood ha seleccionado cuatro galardonados que recibirán 1 millón de coronas suecas (equivalentes a unos 94,000 euros) cada uno, dinero destinado a apoyar la continuidad de sus trabajos. Además del premio monetario que conlleva este reconocimiento, la Fundación ofrece apoyo a largo plazo y protección para aquellos premiados cuyas vidas y libertad están en peligro”, destacó Ole von Uexkull.

 

La defensora de los derechos humanos Aminatou Haidar (Sáhara Occidental) recibe el Premio Right Livelihood «por su acción firme y no violenta, pese al encarcelamiento y la tortura, en busca de justicia y autodeterminación para el pueblo del Sáhara Occidental».

Más de 30 años de campaña no violenta por la independencia del Sáhara Occidental le han valido a Haidar el sobrenombre de «Gandhi Saharaui». Su dignidad y resolución la convierten en una de las líderes más respetadas entre los saharauis. Es la primera vez que este galardón reconoce a alguien del Sáhara Occidental.

«Me siento muy honrada al ser galardonada con el célebre y valioso Premio Right Livelihood. Este es un reconocimiento a mi lucha no violenta y a la justa causa del pueblo del Sáhara Occidental. A pesar de la ocupación militar, de la represión, de las torturas, de las detenciones arbitrarias y violaciones a los derechos humanos fundamentales, el pueblo saharaui mantiene una lucha pacífica y merece ser apoyado por todos para que un día logre su independencia y libertad”, dijo Aminatou Haidar.

 

La abogada Guo Jianmei (China) recibe el Premio Right Livelihood por su trabajo pionero y persistente para garantizar los derechos de las mujeres en China”.

Guo Jianmei es una de las abogadas más distinguidas en el campo de los derechos de las mujeres en China. A lo largo de su carrera, asistió a miles de mujeres desfavorecidas a obtener acceso a la justicia.

“Este premio reconoce los esfuerzos de mi equipo y mío para defender los derechos de las mujeres y promover la democracia y el estado de derecho en China, en circunstancias difíciles durante los últimos 25 años. Actualmente, el trabajo legal pro bono en China enfrenta enormes desafíos. Para mantenernos firmes, necesitaremos más pasión, coraje, perseverancia y compromiso. Este premio es un gran estímulo y motivación», dijo Guo Jianmei.

 

La activista contra el cambio climático Greta Thunberg (Suecia) recibe el Premio Right Livelihood «por inspirar y ampliar las demandas políticas de acción climática urgente y acorde a los datos científicos”. 

Greta Thunberg es la voz poderosa de una joven generación que tendrá que soportar las consecuencias del actual fracaso político para detener el cambio climático. Su determinación de no soportar el inminente desastre climático ha inspirado a millones de pares a alzar la voz y exigir una acción climática inmediata.

«Estoy profundamente agradecida por ser una de las destinatarias de este gran honor. Pero por supuesto, cada vez que recibo un premio, no soy yo quien gana. Soy parte de un movimiento global de escolares, jóvenes y adultos de todas las edades que han decidido actuar en defensa de un planeta vivible. Comparto este premio con ellos. El Premio Right Livelihood es un gran reconocimiento para los “Viernes por el Futuro” y el movimiento de huelga climática. ¡Muchas gracias!», dijo Greta Thunberg.

 

El líder indígena Davi Kopenawa y la Asociación Hutukara Yanomami (Brasil) reciben conjuntamente el Premio Right Livelihood “por su valiente determinación para proteger tanto los bosques y la biodiversidad de la Amazonía, como las tierras y la cultura de sus pueblos indígenas”.

Davi Kopenawa, del pueblo yanomami, es uno de los líderes indígenas más respetados de Brasil. Ha dedicado su vida a proteger los derechos de los yanomamis, su cultura y sus tierras en la Amazonía. Davi Kopenawa es cofundador y presidente de la Asociación Hutukara Yanomami, dedicada a la conservación de la selva tropical y la promoción de los derechos indígenas.

«Estoy muy feliz de recibir el Premio Right Livelihood. Llega justo en el momento adecuado y es una muestra de confianza en mí y en Hutukara y en todos aquellos que defienden el bosque y el planeta Tierra. El Premio me da la fuerza para continuar la lucha para defender el alma de la selva amazónica. Nosotros, los pueblos del planeta, necesitamos preservar nuestro patrimonio cultural como lo enseñó Omame [el Creador]: vivir bien cuidando nuestra tierra para que las generaciones futuras continúen usándola», dijo Davi Kopenawa.

 

40 años del Premio Right Livelihood

Este año, la elección se realizó entre 142 nominaciones de 59 países, provenientes de un proceso de nominación abierto.

La entrega de los Premios Right Livelihood 2019 se realizará el 4 de diciembre, en Estocolmo. Por tratarse del festejo de los 40 años del premio, la celebración será especial y por primera vez estará abierta al público. A la presentación de los artistas José González y Ane Brun se sumará Edward Snowden, galardonado con el Premio Right Livelihood en 2014, que participará vía enlace desde Moscú. Las entradas están disponibles en Cirkus.se.

 

Más información

  • Pequeñas biografías de cada uno de los premiados 2019 (abajo)
  • Acerca de la Fundación Right Livelihood (abajo)
  • ”Todo empezó cuando…”, 40 años del Premio Right Livelihood (abajo)

 

Contactos de prensa

Para mayor información y entrevistas con representantes de la Fundación y/o premiadas/os:

-Español/Inglés: Nayla Azzinnari, +54 (9) 11 5460 9860, nayla@rightlivelihood.org

-Sueco/Inglés: Johannes Mosskin, +46 (0)704371148, johannes@rightlivelihood.org

-Alemán/Inglés: Nina Tesenfitz+49 (0)170 5763 663presse@rightlivelihood.org

-Francés/Mandarín: Claudia Witte, +41 (0)79 2116 561, claudia.witte@rightlivelihood.org

 

Fotografías y videos en alta resolución en rightlivelihood.org/2019-announcement

#RightLivelihoodAward         rightlivelihood.org        @rightlivelihood

 

Sobre las galardonadas 2019

 

Aminatou Haidar (Sáhara Occidental)

Aminatou Haidar es una destacada activista y pacífica defensora de los derechos humanos del Sáhara Occidental. Cuando la antigua potencia colonial, España, abandonó el territorio en disputa en 1975, Marruecos lo anexó de inmediato. Más de 30 años de campaña no-violenta por la independencia de su tierra natal le han valido a Haidar el sobrenombre de «Gandhi saharaui». Su dignidad y resolución la convierten en una de las líderes más respetadas entre los saharauis.

Las Naciones Unidas, España y Marruecos han prometido reiteradamente a los pueblos indígenas del Sáhara Occidental, los saharauis, el derecho a la libre determinación. Pero han pasado más de 40 años sin que se realice un referéndum y con la comunidad internacional indiferente o incluso cómplice de la ocupación.

Aminatou Haidar comenzó su activismo siendo adolescente y es una de las fundadoras del movimiento de derechos humanos saharaui. Ha organizado manifestaciones, documentado casos de tortura y llevado a cabo varias huelgas de hambre para crear conciencia sobre las violaciones que sufre su pueblo.

Haidar es cofundadora y presidenta de la organización de derechos humanos Colectivo de Defensores de Derechos Saharauis (CODESA). Ella juega un papel crucial en llamar la atención internacional sobre el problema no resuelto del Sáhara Occidental, durante mucho tiempo omitido por la ONU, la Unión Europea y los medios de comunicación.

Desde los primeros días de la ocupación, las autoridades marroquíes han reprimido a los saharauis en sus demandas por el derecho a la libre determinación y el respeto de los derechos humanos fundamentales. Al igual que muchos otros activistas saharauis, Aminatou Haidar ha sido golpeada, torturada y encarcelada sin cargos ni juicio. Pasó cuatro años en una prisión secreta, aislada del mundo exterior.

A pesar de las amenazas de muerte y el acoso dirigido a ella y a sus hijos, Aminatou Haidar hace campaña incansablemente por una solución política a uno de los conflictos congelados más largos del mundo e intenta inculcar a la próxima generación de saharauis los méritos de la acción no violenta.

Ole von Uexkull, Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood, comentó: “El pueblo saharaui ha estado sufriendo la ocupación marroquí por más de 40 años, durante los cuales toda oposición ha sido brutalmente castigada. El coraje y la determinación de Aminatou Haidar para organizar la resistencia no-violenta y levantar la voz internacionalmente es una inspiración para todos los que creemos en la justicia».

 

Guo Jianmei (China)

Guo Jianmei es una de las abogadas más distinguidas en el campo de los derechos de las mujeres en China. A lo largo de su carrera, asistió a miles de mujeres desfavorecidas a obtener acceso a la justicia. Ella aborda constantemente las parcialidades de género en el sistema de justicia y ayuda a robustecer la perspectiva de género en China, un país con unos 650 millones de mujeres.

Guo Jianmei ha fundado y dirigido varias organizaciones para la protección de los derechos de las mujeres. Como primera abogada de interés público de China que trabajó a tiempo completo en asistencia legal, introdujo con éxito el concepto de servicio legal no arancelado para personas marginadas en el contexto chino. Desde 1995, ella y sus equipos han ofrecido asesoramiento legal gratuito a más de 120,000 mujeres en toda China y han participado en más de 4 000 demandas para hacer cumplir los derechos de las mujeres y promover la equidad de género.

El trabajo de Guo Jianmei hace foco en los derechos de las mujeres en China, donde una de cada cuatro mujeres casadas ha experimentado algún tipo de violencia doméstica a manos de su esposo, y la discriminación de género en el ámbito laboral es alarmante. Guo acompaña a las mujeres a través de demandas y conduce la defensa legal a nivel nacional en temas como desigualdad salarial, acoso sexual, contratos de trabajo que prohíben los embarazos y jubilación anticipada forzada sin compensación.

En la China rural, donde las actitudes patriarcales aún están profundamente arraigadas, Guo brinda apoyo legal a las mujeres a quienes se les ha negado sus derechos sobre la tierra. En 2005, creó la Red de Abogados de Interés Público de China que reúne a más de 600 abogados sin fines de lucro que pueden atender casos incluso en regiones remotas de China. Junto con sus colegas, también proporcionó una gran cantidad de comentarios legales e investigaciones que condujeron al refinamiento y la mejora de leyes y regulaciones relevantes.

Ante un espacio drásticamente reducido para la sociedad civil en China, Guo Jianmei ha demostrado coraje y extraordinaria resistencia. Su trabajo continúa conmoviendo las vidas de millones de mujeres chinas.

Ole von Uexkull, Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood, comentó: “Guo Jianmei es una pionera de los derechos de las mujeres. Ella ha brindado apoyo legal a miles de mujeres chinas y ha demostrado cómo se puede usar la ley para combatir con éxito la discriminación de género».

 

Greta Thunberg (Suecia)

Greta Thunberg es una activista climática adolescente de Suecia. Es la voz poderosa de una joven generación que tendrá que soportar las consecuencias del actual fracaso político para detener el cambio climático. Su determinación de no soportar el inminente desastre climático ha inspirado a millones de pares a alzar la voz y exigir una acción climática inmediata.

En agosto de 2018, con las elecciones parlamentarias suecas a solo unas semanas de distancia, Greta Thunberg, de 15 años, vio con desesperación cómo los políticos carecían de estrategias para combatir el cambio climático, si es que acaso les importaba el tema. Sabiendo que la vida de las generaciones presentes y futuras depende de limitar el calentamiento global a 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales, Thunberg tomó el asunto en sus propias manos. Hizo una «huelga escolar por el clima» afuera del Parlamento sueco.

La iniciativa tuvo amplia repercusión tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación, y jóvenes activistas se unieron a Thunberg afuera del edificio del Parlamento. Otros organizaron huelgas escolares en otros lugares. El movimiento “Viernes por el Futuro” (#FridaysForFuture, en inglés) nació y millones de personas -jóvenes y mayores- han salido a las calles desde entonces.

Impulsada por su comprensión científica de la crisis climática y la insuficiente respuesta al problema por parte de la política y la sociedad, Thunberg hizo suya la misión de promover acciones contra el cambio climático. Ella personifica la noción de que todos tienen el poder de generar cambios. Su ejemplo ha empoderado a personas de todos los ámbitos de la vida e inspirado a exigir acciones políticas.

Thunberg continúa transmitiendo incansablemente su mensaje: reconocer los hechos, darse cuenta de la urgencia de la crisis climática y actuar en consecuencia. Habla en conferencias de alto nivel, se reúne con líderes mundiales y brinda orientación a un movimiento global en crecimiento.

Muchas personas antes de Thunberg han tratado de transmitir la necesidad de una acción climática urgente. Nadie ha tenido más éxito. Su manera intransigente de decir la verdad al poder resuena en el público. Greta Thunberg ha logrado poner la crisis climática no solo en la portada de los periódicos, sino también en la mente de las personas.

Ole von Uexkull, Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood, comentó: «Al premiar a Greta Thunberg, honramos uno de los liderazgos más efectivos de la sociedad civil de nuestro tiempo y celebramos el poder de cada ser humano para marcar la diferencia».

 

Davi Kopenawa / Asociación Hutukara Yanomami (Brasil)

Davi Kopenawa, del pueblo yanomami, es uno de los líderes indígenas más respetados de Brasil. Ha dedicado su vida a proteger los derechos de los yanomamis, su cultura y sus tierras en la Amazonía. Su territorio se encuentra entre los reservorios de diversidad genética más importantes del planeta, pero la alta presión política para explotar los recursos naturales de la Amazonía está provocando invasiones a las tierras indígenas. La violencia, la devastación y las enfermedades aparejadas representan una seria amenaza tanto para la biodiversidad como para la existencia misma de las tribus indígenas.

El pueblo yanomami es una de las etnias más pobladas de Brasil con aproximadamente 35,000 integrantes. Entre Brasil y Venezuela, el área ocupada por los yanomamis es el territorio indígena más grande del mundo habitado por una etnia en una selva tropical, más grande que Grecia.

El 20% de los yanomamis murió en solo siete años durante 1980 y 1990, después de que los mineros de oro destruyeran pueblos, dispararan contra personas y las expusieran a enfermedades contra las cuales no tenían inmunidad. Hoy, estas amenazas están nuevamente en aumento. Kopenawa desempeña un papel fundamental en la unión de las comunidades indígenas para resistir a los mineros, ganaderos y otros poderosos intereses que destruyen las tierras y los medios de subsistencia yanomami para obtener ganancias financieras. Kopenawa jugó un papel decisivo en la demarcación de las tierras yanomami en 1992, asegurando en Brasil más de 96,000 kilómetros cuadrados. Por su activismo de larga data, Kopenawa ha ganado muchos enemigos poderosos y constantemente enfrenta amenazas de muerte.

Davi Kopenawa es cofundador y presidente de la Asociación Hutukara Yanomami. Creada en 2004, la organización une y representa a comunidades yanomamis esparcidas en Brasil, promoviendo los derechos indígenas en el país. Hutukara también se dedica a la conservación de la selva tropical. A la luz de la rápida disminución de la biodiversidad en todo el mundo y los efectos cada vez más graves del cambio climático, el conocimiento de los yanomamis sobre cómo preservar y habitar sus tierras de manera sostenible es significativo para el beneficio de todos.

Ole von Uexkull comentó: «Davi Kopenawa, junto con la Asociación Hutukara Yanomami, está resistiendo con éxito la explotación despiadada de las tierras indígenas en la Amazonía, protegiendo nuestro patrimonio planetario común».

 

Acerca de la Fundación Right Livelihood

Creada en 1980, la Fundación Right Livelihood Award honra y apoya a personas valientes que resuelven problemas globales. Desde hoy, son 178 laureados procedentes de 70 países. La Fundación sueca considera que su rol es ser megáfono y el escudo de sus galardonados, y por ello les brinda apoyo a largo plazo. Busca proteger a los laureados, en particular a aquellos que corren peligro debido a la naturaleza de sus actividades. La Fundación cuenta con estatus consultivo especial ante el Consejo Económico y Social de la ONU.

Cualquiera puede presentar nominaciones para el Premio Right Livelihood. Los galardonados son seleccionados por un jurado internacional después de un minucioso análisis por parte del equipo de investigación de la Fundación. A diferencia de otros galardones internacionales, el Premio Right Livelihood no tiene categorías. Reconoce que, para enfrentar los desafíos humanos del mundo actual, los trabajos más notables e inspiradores a menudo desafían cualquier clasificación preestablecida.

 

Todo empezó cuando la Fundación Nobel rechazó el premio ambiental

En 1979, el filántropo sueco-alemán y coleccionista de estampillas Jakob von Uexkull recurrió a la Fundación Nobel con la propuesta de crear dos nuevos Premios Nobel: un premio ambiental y un premio para promover el conocimiento y las perspectivas de las personas en los países pobres. Para financiar los premios ofreció vender su colección de sellos -valuada en más de un millón de dólares estadounidenses- y donar el dinero a la Fundación Nobel.

Jakob estaba alarmado por la desconexión entre la urgencia de los problemas mundiales y la forma en que la comunidad internacional los estaba tratando. Vio cómo los tomadores de decisiones se reunían a puertas cerradas, sin contacto con la realidad. Al mismo tiempo, activistas y organizaciones de la sociedad civil se juntaban fuera de las salas de reuniones, a menudo presentando constructivas soluciones a los problemas. Sin embargo, sus propuestas no eran tomadas en serio y Jakob quería hacer algo al respecto.

«Quien reciba el Premio Nobel será escuchado», pensó, y contactó a la Fundación Nobel, que amablemente rechazó la propuesta de establecer estos dos nuevos premios. Fue allí y en ese momento que Jakob decidió crear el Right Livelihood Award para apoyar a las personas que luchan por un mundo justo, pacífico y sostenible. Él siguió adelante, vendió parte de su colección de estampillas, y así fue como todo comenzó. El Premio Right Livelihood recibió mucha atención cuando se presentó por primera vez en 1980, un día antes que el Nobel. Hoy en día, el Premio Right Livelihood es uno de los galardones más prestigiosos en sostenibilidad, justicia social y paz.

Los ingresos por la venta de sellos generaron recursos suficientes para dar inicio al premio, pero desde entonces, el financiamiento del Right Livelihood Award proviene de donaciones de individuos. Una característica única desde el principio es que el Premio proporciona apoyo a largo plazo, lo que significa redes y protección para laureados bajo amenaza.

Es debido a la historia de su fundación que al Right Livelihood Award también se le conoce como el «Premio Nobel Alternativo».